slowfood km0

Slow Food – Alimentos KM/0

Siempre he sido un fiel seguidor de “Slow Food” y Alimentos “km0”, este termino anglosajón  suena muy puntero y parece describir una nueva tendencia culinaria venida de fuera, lo cual me gusta, ya que somos mucho más dados a seguir todo aquello que nace lejos y es desconocido que a cualquier cuestión cercana a nosotros. Realmente este termino describe a la perfección la teoría de nuestros abuelos; alimentarnos de lo cercano,de lo que nos ofrece la tierra, la aceptación de la estacionalidad y el clima de cada uno. Por ello entre otras cosas a día de hoy puedo decir que como premisa principal en mi cocina y en vida personal está la de una Vida y Alimentación Consciente, Sostenible y sobre todo Saludable.

Slow Food representa el culto, la consciencia y el agradecimiento sobre la buena comida y especialmente sobre el hecho de alimentarnos de manera consciente y nutritiva, contempla acciones como la de comer con atención, valorando especialmente el consumo de alimentos ricos en nutrientes, teniendo muy en cuenta la procedencia de estos y que hayan recorrido la menor distancia posible desde su origen hasta nuestra mesa. Muchos de vosotros pensaréis que esto viviendo en la ciudad es imposible, pero no es del todo cierto, por poner un ejemplo; en la estantería de un supermercado podemos encontrar dos envases juntos de distintas marcas de algún vegetal en conserva y no solemos fijarnos en su procedencia, no siempre es más caro el más cercano; si es lo que estas pensando, en la mayoría de los casos últimamente es al contrario.

supermercado slow food

Igual ocurre con los productos frescos; no solemos detenernos a observar esto. Sloow food no significa “Montate un Huerto”, lo cual es maravilloso si es posible, pero lo que para mi es más importante sin duda, es la atención sobre los alimentos que elegimos y sobre todo, sobre como los cocinamos. Siempre pensamos que comemos de manera equilibrada y nutritiva por el hecho de comer “de todo” o no comer ciertos alimentos de los que están catalogados como alimentos no saludables, pero la verdadera nutrición humana va más allá de todo esto.

Y por otro lado, está solo en nuestras manos que nuestra cocina sea un espacio entrañable donde se elaboran de manera sencilla exquisitos manjares que alimenten nuestra alma y nuestro cuerpo o que por lo contrario; sea el altar de sacrilegio de todos los ricos y nutritivos alimentos que pasan por nuestras manos a lo largo de nuestra vida.

Cuando os hablo de sacrilegio no quiero que nadie interprete esto como una manera de describir el no saber cocinar; he de confesaros que los mayores sacrilegios en la cocina vienen casi siempre de manos de nosotros “los profesionales” del sector. Normalmente el que menos elabora es aquel que mayor cantidad de nutrientes conserva. Para arrojar un poco de luz sobre todas estas cuestiones he creado un espacio en nuestro blog donde intentaré contar la experiencia tanto personal como profesional sobre la aborágine en la que se ha convertido últimamente la elección de que tipo de alimentación deberíamos tener, aportando la experiencia de un humilde servidor y mi criterio sobre como comer sano y no morir en intento.

Contacto

Déjame tu mensaje y te responderé lo más próximamente posible